En el área de Atención Temprana atendemos a l@s más pequeñ@s del centro. Diseñamos programas de atención individual en los que planteamos todas aquellas actividades que les ayuden a estimular al máximo su desarrollo psicomotor y cognitivo, sea cual sea su nivel de partida, y para ello nos centramos en la Estimulación Basal. Esta metodología parte de la idea de que toda persona, con o sin discapacidad, posee la capacidad de comunicar a niveles básicos y de percibir el entorno material a partir de la proximidad física directa.

Existe una explicación muy sencilla para comprender la forma de trabajar la Estimulación Basal y está referida a la experiencia diaria. Es decir, cuando un niñ@ está incómod@, lloros@, agitad@, presente o no discapacidad, nuestro impulso innato es “acercarnos hasta él/ella para tranquilizarle a través de nuestra voz, tocándole o acariciándol@ –estímulo vibratorio-, sostenerl@ en brazos –estímulo somático– y mecerl@ –estímulo vestibular-“. Este encadenamiento de acciones surge de la crianza casi de forma espontánea, como una secuencia natural de conductas que manifiesta el padre, la madre o cualquier persona que esté al lado de un bebé en esta situación. Por tanto, no tratamos de establecer un método sino de acercar la experiencia cotidiana a nuestr@s niñ@s.